¡Iglesia Inoxidable!

Dios se autodefine en el último libro de la biblia como el “Alfa y la Omega, el principio y fin”, Quiere decir: ¡Dios es el pasado y también es el futuro!  Esta verdad es particularmente reveladora cuando la entendemos bajo el concepto del sacerdocio de todos los creyentes.

Siendo que Dios es el pasado y el futuro, y siendo que en la iglesia es responsabilidad de todos compartir sus experiencias y ser tomados en serio, entonces podemos experimentar el Dios del pasado a través del testimonio de los ancianos y el Dios del futuro a través del testimonio de los jóvenes.  Esa comprensión nos hace descubrir la importancia de escuchar a los más grandes con mucho respeto y a los más pequeños con mucha atención.

Vivimos en tiempos cada vez más cambiantes donde las organizaciones buscan reinventarse para mantenerse relevantes, en caso contrario morirían.  Lo mismo ocurre con la iglesia para mantenerse fiel a la Palabra de Dios y relevante al siglo 21 tiene que evolucionar manteniendo su esencia, pero cambiando su formato. 

¡No hay que temer al cambio, hay que abrazarlo! dando oído a los ancianos, recordando nuestros orígenes  y a los jóvenes descifrando nuestro futuro.  Como salvacionistas no podemos ignorar ese aporte, pero debemos tomarlo en serio e incluirlo en las tomas de decisiones, así estaremos siempre corrigiendo nuestro curso y asegurando nuestra relevancia.

¡Si queremos que nuestro Ejército de Salvación no se vuelva obsoleto, anticuado o vetusto tenemos que ser humildes para escuchar el “Alfa y la Omega” que está entre nosotros! Sólo de esta manera podremos cumplir con nuestra misión en el siglo 21.

¿Qué Ejército de Salvación queremos, anticuado o adecuado a nuestros tiempos?

(Alfa y Omega, Apocalipsis 1:8 – Sacerdocio de todos los creyentes, 1 Pedro 2:9)

Comentarios

  1. Parabéns pelo blog, Deus os abençoe poderosamente . Abraço Elisana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado por seu comentario. Que voce tambem seja abençoada poderosamente. Deus tem sempre bençãos para os seus filhos!

      Eliminar
  2. Muy buena su iniciativa Estimado Comisionado...Sin duda es una forma de que nuestro Ejercito de Salvación no quede Obsoleto sino mas bien sea adecuado a nuestro Tiempo.

    En cuanto al tema yo prefiero un Ejercito de Salvación adecuado a los tiempos actuales, sin perder nuestras raíces...como usted muy bien dice eso se logra sin dejar de lado a nuestros ancianos y escuchando también a nuestros jóvenes..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario. En esos tiempos tan cambiantes es fundamental escuchar la experiencia de los ancianos y la modernidad de los jóvenes. Dios sí habla a través de ellos.

      Eliminar
  3. Las misma esencia, la misma verdad que traspasa el tiempo y el espacio. El evangelio de nuestro Señor Jesucristo, entregarlo puro y limpio. A nuestra generación, en sus diferentes formas y a través de todos los medios de comunicación, entregarla en el Poder del Espíritu Santo. Ser Relevantes para entregar la posta a nuestra siguiente generación.

    Un fuerte abrazo Comisionado.

    ResponderEliminar
  4. Es un tema desafiante pararla iglesia contemporánea. El señor na desafía a los cambios, hoy la palabra cambio es una palabra gravitacional, todo cambia, y Dios es el Dios de los cambios. Cualquier mover de Dios que no produzca cambio o cambios, no es mover de Dios. Tenemos a un Dios vigente, actual, un Dios que no se quedo en el pasado, un Dios que huele a naftalina, por lo tanto, Dios nos dice " No se queden en el pasado, no se estanquen en lo que ya fue, yo soy el Dios delos cambios, yo les mostrare lo nuevo;para ustedes, pero, no traigáis a la memoria las cosas antiguas". Ya es tiempo de pasar a otro nivel, dejar de ser cristianos de transición.
    Gracias Comisionado por el excelente artículo. Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  5. En muchas de nuestras congregaciones hay bastantes adultos de pelo blanco. Por cierto, son fieles en asistir a la reunión de la Iglesia los domingos y a ciertas actividades de la semana, inclusive, son un apoyo increíble en actividades especiales. Su presencia nos motiva, y nos alienta el deseo que ellos tienen. No puedo hacer la misma opinión cuando escucho su participación en la clase de adultos. Inclusive, su presencia de 30, 40, 50 y más años a la misma congregación, sin el fruto de almas salvadas por su testimonio, o al menos, una o dos personas que hayan conocido al Señor por medio de ellos.... me da tristeza decirlo… eso dice mucho… o dice nada de ellos. Lo siento, tal vez soy muy duro.
    No así pasa con los niños y los jóvenes. Una vez que el programa es atractivo y les gusta a los padres, los niños y jóvenes responden, y los padres están felices.
    ¡Ellos contagian con su invitación, ellos motivan a otros, los niños y jóvenes no son sabios como los ancianos, pero abren la boca... y cuando lo hacen ... contagian! ¡Pegan! ¡Arrastran!
    Creo que los adultos tenemos mucho carácter lleno de prejuicios y escusas para no hacer.
    Creo que los jóvenes son arriesgados y hacen algo para sentir el placer de la aventura... ese es el riesgo que tenemos de ellos. Algunos adultos tradicionales de quejan de ¿Quién es ese de pelo largo que está tocando la guitarra?
    Pablo se adaptó a cada grupo, a cada persona, a cada circunstancia. Hablo a Timoteo con tanta sencillez y seguridad. Con madurez y la opinión paternal de un padre que quiere ver a su hijo triunfando en un mundo material y espiritual pasado, presente y futuro. Las huestes espirituales de maldad no han cambiado, ni siquiera sus planes y sus tácticas. Pero fue el mismo Pablo que nos dijo que nos fuéramos rejuveneciendo, que no nos conformáramos a ese siglo. ¡Yo creo que el Espíritu Santo es como un niño o joven energético, fuerte, muy fuerte! Tan fuerte y poderoso que Jesus dijo ¨Con el seréis capaces de hacer grandes cosas¨. Debemos ser transformados y adaptados a lo que Dios quiere de nosotros. NO mirar las cosas pasadas ni seguir las experiencias… ¡El que comenzó la buena obra, será fiel en completarla, Amen!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Dime con quién andas...?

Huracán Jezabel

¿Salvación o Sanción?