¿Dime con quién andas...?

El dicho popular: ¡Dime con quién andas y te diré quién eres!  Nos lleva erróneamente a pensar que si andamos en malas compañías somos malas personas, pero si andamos en buena compañía somos buenas personas. Ese entendimiento ha quedado en el subconsciente de la iglesia y nos induce a acercarnos a las buenas personas para ser mejores y alejarnos de las malas para no ser contaminados.¡Entre tanto no hay comportamiento más contradictorio a las enseñanzas de Jesucristo que ese!

Jesús en muchas ocasiones fue visto en compañía de gente con mala reputación, entre otros,  anduvo con mujeres de mala fama, frecuentó casas de corruptos e interactuó con locos alucinados. Por eso, los religiosos de su época lo censuraban y los religiosos de hoy también censuran a aquellos que así proceden.  Aún más según la compañía de quien se trate, el tema es ¿quién influencia a quién? ¡Jesús influenciaba mejor a todos aquellos con quién andaba!

Si en nuestra red de amistades y conocidos sólo tenemos santos ¿cuándo y cómo testificaremos de Jesús a los pecadores? Como salvacionistas no podemos ser prejuiciosos, debemos seguir a Jesús sin evitar a las personas que encontremos por el camino, y así podemos andar con todas ellas e influenciarlas positivamente. ¡Jesús nos lleva a salir del salero y salar al mundo! Sí quedamos en el salero no salaremos a nadie.

Ciertamente tenemos familiares y conocidos ignorantes o desobedientes a la Palabra de Dios, por eso tenemos el privilegio y responsabilidad de acercarnos a ellos, andar juntos, y permitir que el Espíritu Santo a su tiempo les convenza del pecado, justicia y juicio. No es nuestra tarea forzar a las personas a aceptar a Jesús pero sí compartirlo con ellos.

¡Dime con quién andas y te diré si eres! Si andas con todos, sin discriminar buenos y malos, sí buscas influenciarlos positivamente, entonces eres como Jesús.

Comentarios

  1. Muy buen pensamiento, por muchos años a las generaciones pasadas se nos enseño que no debiamos juntarnos con el mundo, y muchas veces fuimos personas que nos apartamos de otros en las escuelas, en los colegios, en los trabajos siguiendo estos consejos "biblicos" nos decían "estamos en el mundo, pero no somos del mundo" mal interpretando el pasaje y enseñado de esta manera distorcionada a una generación que veía a los Pastores y Oficiales como la máxima autoridad, después de Dios. Para muchos de nosotros nuestro Espíritu nos llevó a rechazar este pensamiento, otros lo tomaron literal y otros lo entendieron equivocadamene y se hicieron parte de las prácticas del mundo teniendo una doble vida, amigos de Dios con sus prácticas y amigos del mundo con sus prácticas. Y otros hasta ahora se mantienen tan apartados del mundo que se encerraron en sus templos y en sus casas y quizas parte de los resultados que vemos en nuestro tiempo es fruto de este pensamiento.

    Gracias comisionado, su reflexión confirma lo que algunos entendimos bien el concepto y aclara y ayuda a abrir los ojos y los oidos y despertarnos a lo que debe ser una realidad en nuestras Iglesias, influenciar al mundo, ser luz en la oscuridad y como usted bien dice ser la sal de la tierra.. bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario. Creo que la clave es siempre buscar seguir a Jesús de la manera más cercana cuanto posible. Caminando junto a Jesús naturalmente seguiremos siempre con las mejores intenciones al encuentro de todo tipo de gente.

      Eliminar
  2. Un comentarios sencillo pero claro.

    El pasado domingo compartimos un extracto de esta sana enseñanza; donde, muchas veces queremos "estar separados del mundo", lo cual hace que nos volvamos en "creyentes religiosos" y falsos, y dejamos a muchas personas sin esa Luz de Cristo para sus vidas.

    Nuestro Gran Maestro enseña "aprended de mi...". Que Dios nos de la sabiduría y gracia en todo momento para enseñar que al caminar con Cristo nuestra vida entera debe ser transformada, mente, voluntad y corazón. Así seremos cristianos auténticos.

    Dios le bendiga Comisionado!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por su comentario. Sí, para tornarnos creyentes auténticos tenemos que seguir a Jesús de cerca.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, que en el subconsciente de la iglesia, este pensamiento, se ha metido sutilmente, y esto ha llevado a inmovilizar al pueblo de Dios. Solo cuando regresamos a las escrituras y vemos el Sublime ejemplo de Jesucristo, hallaremos la verdad que permanece para siempre. Un abrazo a Comisionado, y muchas bendiciones.

    ResponderEliminar
  5. "id por las almas... id por las peores" Palabras del Fundador, de nuestro querido Ejercito de Salvación, que están basadas en el ejemplo que nos dejo Jesucristo y que nos llevan a la razón final por la cual Cristo se hizo Carne para entregar su vida por la humanidad, el AMOR, AMOR a Dios sobre todas las cosas y AMOR al "prójimo"(al que no le gustas por el motivo que sea, al que piensa diferente que tú, al que esta en contra de tu manera de vivir, etc..., al bueno y al malo), como a ti mismo, Mr. 12:33.

    Que Dios nos perdone por las veces que no lo hemos hecho así. Que podamos aprender de los errores cometidos para no volver a hacerlo nunca más. Que podamos ser el ejemplo y el reflejo de Cristo para que muchos puedan entregar su vida y ser salvos.

    Bendiciones Comisionado y muchas gracias por compartir estas reflexiones.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Creo que teniendo claro el punto de que podemos y debemos compartir sin problemas con todas las personas mostrando el amor de Dios a través de nuestro testimonio, es importante como lideres (ya sea como oficiales o OOLL) educar sobre esto, ya que muchas veces niños y jóvenes confunden el tema y creen que adquiriendo costumbres o comportamientos del mundo, van a alcanzar a las personas para Dios. Jesús estuvo con estafadores, ladrones y prostituta, pero nunca robo, estafo o tuvo actitudes inmorales, solamente ofreció su amor... y eso creo que es lo que debemos hacer ... ofrecer el amor de Dios.

    ResponderEliminar
  8. Este pensamiento la gente lo trae tan rasgado en su corazón y mente, que no permiten que Dios realice su obra en ellos, cuando experimenta el verdadero amor de Cristo, eso lo refleja, porque Dios es amor, y la palabra de Dios es muy clara, Jesús nunca vio a la persona, sino que el veía a una alma que necesitaba de su amor. A Jesús muchas veces fue criticado por andar con los pecadores, pero en Lucas 5:32 "No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento", de la misma manera, si creemos que movernos en dentro de los santos es a los que Dios nos llamo, estamos equivocados, porque Dios nos llamo a pregonar el evangelio a toda criatura, y en aquel mandato también esta a que busquemos a los que son despreciado por la gente. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  9. Un comentario muy sencillo
    el cual creo que fue un impulso para levantar la obra de nuestro Ejercito de Salvación un sus inicios, que sin importar la situación social, creo yo que lo mas importare, fue sembrar la palabra de DIOS a los que mas lo necesitan.
    Lucas 5:31,32
    Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos....
    BENDICIONES.

    ResponderEliminar
  10. Excelente articulo, mas que excelente es desafiante en el contexto que vive la iglesia. Dios no desea que seamos ermitaños o anacoretas en este mundo, Dios desea que nosotros tengamos un rol preponderante, anunciar el evangelio que transforma y es la única esperanza para el pecador que perece. como cristianos contemporáneos necesitamos saber lo que sucede en nuestro entorno para tener una visión mas clara de lo que sucede hoy en el mundo, no es escondiendo nuestra luz, no es meter la cabeza en el hoyo como el avestruz. necesitamos SALIR, y que el evangelio recobre vida, evangelio que no se predica en el mundo, es un evangelio muerto y estéril.

    ResponderEliminar
  11. Comisionado Torben, me motiva a hacer ciertas comparaciones sobre algunos seres queridos de las Escrituras. Comenzado simplemente con Adam y Eva. No quiero ser polémico, pero me hace reflexionar el dicho. Puedo decir que Eva sedujo a Adam y Adam se encubrió en ella, y la serpiente sedujo (engaño) a Eva y…. ella culpo a la serpiente. Definitivamente los tres andaban juntos, pero solo dos hablaban con Dios, y … le fallaron a su creador.
    Caín y Abel eran hermanos, pero Dios vio con agrado la ofrenda de Abel y algo daño la relación de Caín con Abel, con Dios y con el mismo. No puedo alegar que Caín andaba con malas juntas, pero lo que hizo fue diabólico. Entonces, por el resultado (¨A los hechos me remito¨ como diría el abogado) pudiera concluir que Caín andaba en malas juntas. No le agrado lo que hizo Dios, odio a su hermano, y lo mato. Y su castigo fue peor.
    Abraham andaba con Dios y trato muchas veces de convencerlo para que no destruyera a Sodoma y Gomorra. Lot y su esposa salieron huyendo antes de la destrucción, pero ella no resistió la CURIOSIDAD y fallo al mandato de Dios. Creo que andaba en buena compañía, su esposo Lot. Creo que tenía una buena y firma instrucción de parte de Dios. Pero tomo una mala decisión. Su acción me dice que ella estaba jugando con la influencia del diablo. Desobedecer a Dios es el camino al padre de la desobediencia.
    Moisés y Aarón eran hermanos, lideres usados por Dios para liberar, triunfar y llevar, lo que fue un pueblo esclavo, a ser un pueblo temido y poderoso guiado hacia la tierra prometida. Cuando Moisés se alejó hacia el Monte Sinaí para reunirse con Dios, el pueblo deseoso de adorar, pidió un dios… y quien respondió. Aarón, el sacerdote del pueblo, el hermano mayor de Moisés se dejó influenciar e hizo un becerro de oro. Ya sabemos que paso después. Que mala influencia y que mal liderazgo de Aarón en ese momento.
    Rahab tenía mala reputación, mal negocio, y vivía en una ciudad que estaba condenada a ser destruida. Que tantas cosas podían ser más negativas al punto que vinieran unos espías del país enemigo y la relación con ellos cambio el curso de su historia, a tal punto, que el o la escritora de hebreos la considera justa por ocultar a los espías. ¡Que tremenda influencia!
    Pudiera hacer un comentario de Esther y su tío Mardoqueo, y como influyo ella para que decisiones y planes malvados fueran tornados en acciones justas.
    Qué tal de la historia de Rut y Noemí, y la reacción de Booz hacia Rut. Los consejos sabios de Noemí. Esta hermosa historia está llena de una influencia divina por parte de los tres. Definitivamente todos tenían un solo sentido de dirección.
    Recuerdo la amistad de David y Saúl. Como fue esta quebrantada por la envidio de Saúl por que el pueblo empezó a exaltar a David, al punto de odiarlo para matarlo.
    La relación de Pablo con Timoteo, de llamarlo hijo. De guiarlo, y dedicar tiempo exclusivo para él.
    La relación directa de Jesus con Pedro. Aunque conocemos de Juan como el discípulo amado, veo a Pedro como el discípulo más perdonado. Que influencia la Jesus con estas 11 personas que cambiaron el resto del mundo en lo que Dios desea de ti y de mí.
    Definitivamente, nuestra compañía pudiera definir quien somos, pero debería ser, nuestra compañía debería guiar a otros a los pues de Cristo.
    Regularmente oro por que nuestros hijos anden con buenas compañia, ahora me doy cuenta que debo orar y dar gracias a Dios por que el sea buena influencia a otros jovenes, y otros de mala reputación sean influenciados y cambiados por ver el Espiritu de Dios a traves de el.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Comisionado . No puedo negar que este dicho se hizo carne en mi hasta que a La Luz de la Palabra del Señor pide comprender que debo tomar el ejemplo de Jesús quien anduvo con pecadores conversó con ellos y les predico. Es un desafío imitar a Jesús , pero Tenemos al Espíritu Santo que nos guia y fortalece para alcanzar los desafíos que tenemos por delante.
    “Ser santos porque yo soy santo, en toda nuestra manera de vivir”
    Ha sido de bendición, gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Huracán Jezabel

¿Salvación o Sanción?